Araña cabeza de perro conmocionó las redes sociales

Una investigación que realizó el fotógrafo y científico Andreas Kay dio como resultado un abanico de imágenes de insectos y plantas del Ecuador, y una de ellas es la de la araña cabeza de perro. La misma se ha hecho viral al causar impacto en aquellos que la miran.

Los misterios de la naturaleza no tienen límites y muchas veces pasan desapercibidos ante los seres humanos, pero no para el lente de la cámara de Kay, quien es un periodista científico. Este profesional compartió una fotografía donde puede observarse claramente una cabeza de perro mucho más pequeña que un pulgar de color negro y con lo que parecen ser dos ojos amarillos. Las ocho patas amarillas que rodean la cabeza no dejan lugar a dudas: parece tratarse de una araña, aunque muy extraña.

Vea también: Fin de semana: A dónde podés ir en Buenos Aires

Especulaciones acerca de la araña cabeza de perro

“¿Por qué evolucionó hasta adquirir ese aspecto? Definitivamente, no se sabe”, escribió el periodista científico Ferris Jabr en Twitter. “Podría ser una adaptación para hacer frente a los depredadores. Quizás podría ser un ornamento usado para la reproducción. O quizás la selección natural solo quería ver la expresión de estas caras”.

Según sugirió Kay, los puntos amarillos pueden resultar intimidantes para otros animales, porque le hacen parecer más grande, al igual que hacen otras muchas especies, publicó ABC. La fotografía de la “araña” es más evidente desde otra perspectiva. El animal en cuestión tiene el nombre científico de Metagryne bicolumnata y se conoce como “opilión conejo”.

Se confirmó que se trata de una criatura que describió el científico Carl Friedrich Roewer en 1959. Como su nombre indica, es un opilión (orden Opiliones), un arácnido que forma parte de un orden diferente al de las arañas.

La característica de los opiliones es la de un cuerpo y un abdomen redondeados y unas patas que pueden ser desmesuradamente largas. También, carecen de glándulas venenosas, por lo que son inofensivos para los humanos.