Encuesta: derrumbe en aprobación del Gobierno, expectativas económicas y valoración de la democracia

La tradicional encuesta Latinobarómetro permite contar con un panorama sociopolítico de América Latina y captar también particularidades locales. En el caso de la edición 2018 para la Argentina, el sondeo reveló un derrumbe de la aprobación del Gobierno nacional, percepción de la situación y de las expectativas económicas en rojo y el apoyo a la democracia en mínimos históricos.

El preocupante panorama para la Argentina durante la gestión de Mauricio Macri pudo evaluarse en una serie de indicadores.

En cuanto a la aprobación del Gobierno, después de Brasil, la Argentina es uno de los países que muestra más abruptas caídas. En 2016, 40% de los consultados indicó que aprobaba la gestión de Macri, en 2017, ese nivel se redujo al 36% y este año tocó el 23%. El dato es aún más bajo que el de 2009, cuando 29% manifestó aprobación por la gestión de Cristina Kirchner y sólo es superado por el dato del año 2002 (14%).

De este modo, el gobierno de Macri es uno de los peor valorados de la región, casi al mismo nivel del de Nicolás Maduro, en Venezuela y superado por los de Tabaré Vázquez (Uruguay), Sebastián Piñera (Chile) y Evo Morales (Bolivia), unos 9 puntos porcentuales por debajo del promedio regional.

En cuanto a la situación y a las expectativa económicas, la situación se observa en rojo. El 62 por ciento de los consultados en la Argentina consideró que la situación económica actual es “mala” o “muy mala”. Al mismo nivel que en Brasil y sólo superado por Venezuela. Además, las expectativas son las peores de la región. El 33% de los consultados señaló que su situación personal y la de su familia en los próximos doce meses estará “mejor” o “mucho mejor”. Todos los países de la región superan a la Argentina en expectativas, que son un punto porcentual menores que en Venezuela.

En ese contexto, la Argentina se convirtió en 2018 en uno de los países de la región donde el apoyo a la democracia más cayó en un año (10%).  La baja en este indicador desde que asumió Macri es pronunciada: se ubicaba en 71% en 2016, bajó a 68% en 2017 se derrumbó hasta el 58% este año. El dato es comparable al de 2008 (60%) y sólo es superado en la serie histórica desde 1995 por 2001 (57%). Druante las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner, la proporción siempre se mantuvo por encima del 60 y en algunos casos 70 por ciento.

Aún así, la Argentina es en la región en los que más se respalda este sistema, superado sólo por Uruguay, Costa Rica y Venezuela. En Brasil, sólo 34% se mostró a favor del sistema democrático en comparación con otros.

En cuanto a indicadores sociales, llamó la atención el dato en cuanto a la autoclasificación de clase social. La Argentina se convirtió en el país de la región en el que más cayó la percepción de ser de “clase media”. Así, en 2018, el 36% de los consultados se identificó con la “clase media”, el 4 por ciento con la “clase alta” y el 58% con la clase baja.

Desde 2013, la Argentina es el país de la región donde más cayó la noción de ser de “clase media”: 14 puntos porcentuales en cinco años (en la actualidad 36 y en 2013, 50%). De esta forma, la proporción de personas que se identifican con la “clase baja” es una de las mayores de la región, sólo superado por Brasil (67%) -rango donde también se ubican El Salvador y Nicaragua-, Venezuela (62%) y Chile (59%).