Los All Blacks ganan por ajustado 16-15 en Inglaterra

Los All Blacks dieron una lección de eficacia y oficio para remontar e imponerse en Inglaterra este sábado, sobreponiéndose a un catastrófico inicio para terminar venciendo 16-15, en su primer partido en Twickenham desde 2014.

Los neozelandeses estuvieron cerca de la derrota, que evitaron gracias a unos centímetros de fuera de juego de Courtney Lawes en un penal en el final de partido y a que Sam Underhill vio cómo le rechazaban el try de la victoria a cinco minutos del final.

Tras un inicio de partido perfecto, bajo la lluvia, los ingleses acabaron cediendo ante los vigentes campeones mundiales, que consiguieron remontar quince puntos de retraso.

Cuatro años llevaba Inglaterra esperando para recibir a Nueva Zelanda en su templo del rugby y todo parecía ir sobre ruedas cuando se adelantó con los tries de Chris Aston (minuto 2) y Hartley (24), y la transformación y el drop conseguidos por Owen Farrell (10).

Pero Nueva Zelanda reaccionó. Sus primeros puntos llegaron con un try de Damian McKenzie (39), seguida de un penal de Beauden Barrett (40), que sumó también un drop en el 46 y otro penal en el 60.

Tras un 2018 decepcionante, Inglaterra pudo mejorar su imagen con este honrosa derrota por la mínima ante el considerado mejor equipo de rugby del mundo, que suma a su victoria por 12-11 del pasado fin de semana contra Sudáfrica.