Varios muertos, una ciudad en llamas y miles de evacuados

Una nueva ola de incendios forestales que azotan California esta semana, dejó al menos cinco muertos hasta ayer viernes, varios heridos y miles de evacuados, además de destruir poblados enteros.

El mayor foco se ubica al norte de Sacramento, en el condado de Buttle, donde el fuego arrasó con 280 km2, en una zona en que fueron emitidas órdenes de evacuación. Otros dos incendios se registran más al sur, en el condado de Ventura, cerca de Thousand Oaks, donde un exmarine el miércoles a la noche mató a 12 personas en un local bailable.

“La magnitud de la destrucción que hemos visto es increíble y desgarradora”, dijo Mark Ghilarducci, director de la oficina de emergencia del gobierno del estado de California. “Sabemos que hay heridos y que se han perdido vidas humanas”.

Los cinco fallecidos confirmados eran de Edgewood Lane en Paradise, una de las poblaciones más afectadas.

“La investigación preliminar reveló que estas víctimas fueron localizadas en vehículos que fueron alcanzados por el incendio Camp”, indicó la policía en un comunicado.

En panorama en Paradise (“paraíso” en español), ciudad de unos 26.000 habitantes, era un infierno: casas envueltas en llamas, otras ya hechas cenizas y autos calcinados. En esa área fueron evacuadas 52.000 personas, mientras que en Ventura superan los 100.000.

Incendio en California. Foto: AFP
Foto: AFP

“Camp”, como se bautizó este incendio, contenido ayer apenas en un 5%, ha destruido 2.000 estructuras y amenaza un total de 15.000.

“Toda la parte inferior de Paradise está totalmente envuelta en llamas”, dijo Kevin Winstead, residente de la población cercana de Magalia, a la televisión local KIEM TV. “Todo está envuelto en llamas ahora mismo, no quedará ni una sola casa en pie”, dijo. “Estoy devastado”.

También Chico, una ciudad de unas 93.000 personas situada a 145 kilómetros al norte de Sacramento, estaba ayer amenazada por el fuego. El intenso tráfico que se produjo durante las evacuaciones llevó a muchas personas a abandonar sus coches y huir a pie, lo que a su vez congestionó todavía más las vías de circulación y generó una situación caótica.

Debido a los fuertes vientos que soplan en la zona, y que junto a la sequedad del terreno han contribuido a la rápida expansión de las llamas, el humo se desplaza cientos de kilómetros y ha alcanzado el área de la bahía de San Francisco, donde se ha declarado alerta roja por la mala calidad del aire.

Además de Paradise, Chico, Malibú y Thousand Oaks, el fuego también afecta la localidad de Calabasas, donde vive la mediática Kim Kardashian, que a última hora del jueves fue desalojada junto a sus tres hijos por la proximidad de las llamas. “Recemos por Calabasas. Acabo de regresar a casa tras un vuelo y solo he tenido una hora para empaquetar todo y evacuar la casa”, indicó en su cuenta de Instagram.

La actriz y cantante Alyssa Milano también fue evacuada. “Mis caballos están a salvo, mis niños también. Mi hogar está en peligro pero todo lo que tiene un corazón que late está bien”, escribió Milano en Twitter.

Otro pequeño foco se reportó en el parque Griffith cerca del zoológico de Los Ángeles, forzando la evacuación de algunos animales.

Los incendios de gravedad en el estado más poblado de Estados Unidos son cada vez más frecuentes y violentos, tal y como demuestra que, de acuerdo al registro oficial que se remonta hasta 1932, cuatro de los cinco fuegos más destructivos de la historia californiana se han dado en los últimos seis años. En septiembre, los bomberos dieron por controlado el incendio Mendocino Complex, activo desde julio y considerado el fuego más grande de los documentados jamás en California.