Alfredo Arias será investigado por denunciar corrupción en el fútbol boliviano

La Federación Boliviana de Fútbol (FBF) anunció que le iniciará un proceso disciplinario al entrenador de Bolívar, el uruguayo Alfredo Arias y a su presidente Guido Loayza por sus recurrentes denuncias “sin fundamentos” sobre partidos amañados.

La FBF “tomará cartas en el asunto. Hay una normativa. No pueden acusar sin fundamentos”, afirmó el coordinador general de la FBF, Héctor Montes, que declaró al diario Página Siete que “se están analizando videos y recortes de prensa escrita” de esas declaraciones para sustentar un proceso.

El técnico uruguayo dijo recién que “el arbitraje está totalmente expuesto a algo corrupto”, tras quejarse reiteradamente de malos arbitrajes en el torneo doméstico que mermaron las posibilidades de su equipo de obtener el título de campeón.

Loayza había anunciado de su lado que el club enviarán videos a la FIFA y a la Conmebol “para que quede constancia de lo que hacen estos señores” árbitros.

Mientras, Marcelo Claure, presidente de BAISA, empresa que gerencia al Bolívar comunicó desde su cuenta de Twitter que el timonel uruguayo se irá de Bolivia, porque el “fútbol está estancado por la corrupción”.

Otro responsable de la FBF, Marco Rodríguez, advirtió a principios de semana que “todos los dirigentes que acusen y opinen sin pruebas serán sancionados” y que la entidad matriz del fútbol no tolerará que se echen sombras sobre personas, sin mostrar pruebas.

Real Potosí, uno de los equipos del fútbol boliviano sobre el que se destilaron dudas, también pidió por separado a la FBF una investigación. “Estamos indignados por esta situación (…) queremos que se investigue para ver si hay culpables y que se los castigue con todo el peso de la ley”, afirmó el dirigente del club Wilfredo Cruz.

La FBF eximió del proceso -que todavía no tiene plazo- a Claure, empresario de Spring Corporation que radica en Estados Unidos, pues él no es dirigente deportivo.

El fútbol boliviano no logra salir de una crisis, que estalló en 2015, cuando su extinto presidente y tesorero de la Conmebol, Carlos Chávez, fue detenido, tras una denuncia local por corrupción.

Con datos de AFP