Caso Huawei cimbra finanzas y política internacionales

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Estados Unidos presentó cargos de fraude contra una alta ejecutiva del gigante de telecomunicaciones chino Huawei, en un caso que representa fuertes repercusiones para la política y las finanzas internacionales.

Meng Wanzhou, directora comercial e hija del fundador de la compañía, Ren Zhengfei, fue detenida en Vancouver, Canadá, a petición de las autoridades estadunidenses, el pasado 1 de diciembre, aunque la aprehensión se dio a conocer apenas el pasado miércoles.

Aunque hasta hoy se conocieron formalmente varios detalles sobre el arresto, el caso ha provocado pérdidas en las bolsas de Wall Street, ante el temor de que se recrudezca el enfrentamiento comercial entre Washington y Pekín, tras la tregua de 90 días anunciada por los presidentes Donald Trump y Xi Jinping.

Este viernes se llevó a cabo una audiencia de cinco horas en el Tribunal Supremo de la Columbia británica, donde se informó que Washington acusó a Meng Wanzhou de violar la política de sanciones estadunidenses contra Irán.

Aunque estaba previsto que hoy se resolviera si la ejecutiva tiene derecho a fianza, el tribunal canadiense aplazó la discusión para el lunes. Geng Shuang, portavoz de Relaciones Exteriores de China, ya ha exigido la liberación inmediata de la empresaria.

En la audiencia de hoy en Vancouver, Meng fue responsabilizada de utilizar a una supuesta filial de Huawei, Skycom, para acceder al mercado de Irán, y de esa forma burlar la política de sanciones impuesta por Estados Unidos contra el país islámico.

En caso de ser extraditada a Estados Unidos y ser hallada culpable, la ejecutiva podría ser condenada hasta a 30 años de prisión.

Las autoridades estadunidenses le imputaron a la máxima jefa de operaciones comerciales de Huawei el cargo de conspiración para defraudar a múltiples instituciones financieras entre 2009 y 2014, e incluso la acusaron de utilizar al menos siete pasaportes en 11 años.

Meng llegó a formar parte de la junta directiva de Skycom y utilizó los nombres en inglés “Cathy” y “Sabrina”, según información de CNBC.

De acuerdo con la acusación, llevada al tribunal canadiense por el fiscal John Gibb-Carsley, Meng aseguró a bancos estadunidenses que Huawei y Skycom eran compañías distintas.

La prensa china ha alegado que el arresto obedece al propósito de frenar la expansión de Huawei, compañía que recientemente superó a Apple para convertirse en el segundo fabricante de teléfonos inteligentes después de Samsung.

Otro factor es el político. Según CNBC, las agencias de inteligencia estadunidenses alegan que Huawei está vinculada al gobierno chino y que sus equipos pueden ser utilizados para espionaje, acusación negada por la empresa y que tampoco ha sido demostrada públicamente.

Una acusación similar fue formulada por el vicepresidente de la Comisión Europea, Andrus Ansip, en el sentido de que Pekín podría tener acceso a información de Occidente por medio de los teléfonos celulares del gigante chino.

En contraparte, la organización ciudadana de prensa Red Voltaire sostiene que  la verdadera razón de la embestida estadunidense contra Huawei es que esta compañía utiliza un sistema de encriptación que impide acceder a sus terminales a la NSA (Agencia de Seguridad Nacional Estadunidense, por sus siglas en inglés), acusada por Edward Snowden de espiar a millones de personas en el mundo (con información de agencias).