El arresto de Huawei: así se ve el comienzo de una Guerra Fría tecnológica

(CNN) – El arresto de una alta ejecutiva de Huawei eleva las apuestas en que la batalla entre Estados Unidos y China por la supremacía tecnológica se intensificará.

Huawei es uno de los mayores fabricantes de teléfonos inteligentes y equipos de red del mundo. Está en el corazón de las ambiciones de China: reducir su dependencia de la tecnología extranjera y convertirse en una potencia de innovación por derecho propio.

El país está inyectando cientos de miles de millones en su plan “Hecho en China 2025”, que apunta a convertir a China en un líder mundial en industrias como la robótica, coches eléctricos y chips de computadora. La introducción de la tecnología inalámbrica 5G, que depende de Huawei, es una prioridad absoluta.

LEE: El Dow cae 700 puntos después del arresto de la ejecutiva de Huawei y renueva los temores sobre el comercio

Mientras tanto, Estados Unidos ha dejado claro que pretende rechazar el creciente poder tecnológico de China para mantener el dominio estadounidense.

“En el siglo XX, el acero, el carbón, los automóviles, los aviones y los barcos, y la capacidad de producir cosas en grandes cantidades, fueron las fuentes del poder nacional”, dijo James Andrew Lewis, director del Programa de Política Tecnológica del Centro para la Estrategia. y Estudios Internacionales en Washington, en un informe esta semana. “Los cimientos de la seguridad y el poder son diferentes en la actualidad. La capacidad de crear y usar nuevas tecnologías es la fuente de fortaleza económica y seguridad militar”.

La detención de Meng Wanzhou, ejecutiva de Huawei, deja abiertas las preguntas sobre una posible guerra Fría tecnológica entre Estados Unidos y China.

Es en este contexto que algunos en el gobierno chino ven el arresto de la jefe de finanzas de Huawei, Meng Wanzhou, a solicitud de las autoridades estadounidenses.

“Estados Unidos está tratando de hacer todo lo posible para contener la expansión de Huawei en el mundo simplemente porque la compañía es la clave para las compañías de tecnología competitiva de China”, dijo este jueves un editorial en el periódico estatal China Daily.

El caso de Weng podría escalar rápidamente a una lucha más amplia que se ha ido desarrollando constantemente. Mucho depende del lenguaje que usa Estados Unidos para avanzar, y de cómo China responda en última instancia.

Creciente presión

Las aspiraciones tecnológicas de China han despertado preocupación en Estados Unidos por años, especialmente porque se considera que los objetivos de Beijing se basan en la apropiación indebida de la tecnología estadounidense.

El presidente Donald Trump ha tratado de abordar estos problemas directamente. Su gobierno dice que los cientos de miles de millones de dólares en aranceles que se aplican a los productos chinos son parte de un esfuerzo por evitar que China robe tecnología estadounidense. Los funcionarios también dicen que China debe dejar de obligar a las empresas a entregar secretos comerciales como condición para el acceso al mercado.

Huawei es un campeón estatal que desempeña un papel crucial en el lanzamiento de 5G en China.

Huawei supera a Apple en ventas de smartphones por primera vez y se acerca a Samsung

La compañía ha gastado mucho en investigación y desarrollo, y en la comercialización de sus dispositivos 5G. Paul Triolo, el jefe de la consultora de política tecnológica global en riesgo Eurasia Group, dijo que es la única compañía en el mundo en este momento que puede producir todos los elementos de una red 5G, como estaciones base, centros de datos, antenas y dispositivos móviles.

“Xi Jinping dice que quiere que China domine el mercado 5G a nivel mundial”, dijo Lewis a CNN Business. “Mucha gente lo ve como la próxima ola de tecnología [y piensa] que será como Internet o los teléfonos inteligentes”.

El riesgo Huawei

Pero para que Huawei tenga éxito en la construcción de redes 5G, necesita a Estados Unidos.

De los 92 principales proveedores de Huawei, 33 son empresas estadounidenses, incluidos los fabricantes de chips Intel, Qualcomm y Micron, y las firmas de software Microsoft y Oracle, dijo este viernes en una nota Tom Holland, de Gavekal Research.

“Si Washington ahora prohíbe que estas compañías vendan a Huawei, el gigante de las telecomunicaciones chino luchará por sobrevivir”, dijo Holland.

El caso Meng, entonces, tiene importantes ramificaciones. El gobierno de Estados Unidos afirma que Meng encubrió las violaciones de las sanciones contra Irán, según los fiscales canadienses, que hablaron en la audiencia sobre la fianza de Meng en Vancouver este viernes.

Si el propio Huawei enfrenta problemas legales aún está por verse, aunque hay especulaciones de que la empresa podría recibir una prohibición de exportación debido a infracciones de sanciones como la impuesta a ZTE.

Dicha prohibición, si se promulga, sería catastrófica para la compañía y descarrilaría los planes de Beijing para desplegar 5G a gran escala comercial para 2020.

LEE: El FBI, la CIA y la NSA piden no usar teléfonos Huawei

Huawei ya ha tenido problemas en el despliegue de su tecnología 5G en medio de la preocupación de que sus dispositivos presentan riesgos de seguridad nacional. Nueva Zelanda y Australia han excluido a los equipos de Huawei de sus redes móviles 5G. El grupo de telecomunicaciones del Reino Unido BT dijo a principios de esta semana que no compraría equipos de Huawei para el núcleo de su red inalámbrica 5G.

Pero penalizar formalmente a Huawei podría tener serias consecuencias en la forma en que se desarrolla la lucha tecnológica estadounidense-china.

“Acelerarán sus esfuerzos para volverse independientes, y buscarán formas de poder usarnos”, dijo Lewis, y señaló que China podría reducir sus pedidos de aviones Boeing o atacar a las compañías estadounidenses por violaciones a la ley china. “Su esperanza es que en 10 años ya no nos necesiten más”, asegura.

Jethro Mullen y Sherisse Pham de CNN contribuyeron a este informe.