Pese a protestas, Amlo mantiene su estrategia contra robo de gasolina

El Gobierno mexicano mantendrá su estrategia para combatir el robo de combustible, mientras trata de regularizar el suministro en las gasolineras de la Ciudad de México y otros diez estados del país, lo que ha generado la desesperación y las protestas entre los ciudadanos en estos últimos días.

Escasez de gasolina en México

La estrategia contra el robo de combustible en México debe contar con un plan de emergencia para atender la escasez en varios estados, que puede derivar en una crisis.

Foto:

Ivan Villanueva / Efe

Al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador (Amlo) dijo este domingo: “Hay molestias y es natural. Se están haciendo filas en las gasolineras y la gente está preocupada y no deja de perderse tiempo, pero si me siguen apoyando y si tienen confianza de que esto se va a resolver, vamos a resolverlo entre todos y nos vamos a sentir muy satisfechos de haber acabado con el robo de combustible (…). No tenemos problemas de desabastecimiento de gasolina, tenemos suficiente. Es un problema de distribución para evitar el robo de combustible”.

Para frenar este delito –que, según el Gobierno, provoca al Estado pérdidas anuales por cerca de 3.000 millones de dólares–, López Obrador implementó un cambio en el modelo de suministro de Pemex, que conllevó cerrar ductos y transportar el hidrocarburo en camiones cisterna.

No tenemos problemas de desabastecimiento de gasolina, tenemos suficiente. Es un problema de distribución para evitar el robo de combustible

Esta modificación ha provocado en los últimos 10 días problemas de abastecimiento en los estados de Tamaulipas, Jalisco, Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro, Hidalgo, Estado de México, Puebla, Michoacán, así como cierre de estaciones de servicios y compras de pánico en los tres últimos días.

Según informó el gobernador opositor Enrique Alfaro, el Estado recibe diariamente en promedio 40.000 de los 94.000 barriles de combustible que Pemex se comprometió en enviar para hacer frente a la demanda de combustible.

Entre tanto, en las principales ciudades continuaron las largas filas de automóviles y personas con bidones, en las que se invierten hasta cuatro horas para cargar combustible.

En Jalisco (oeste de México), el segundo estado más afectado después de la capital mexicana, unas 100 personas se manifestaron contra el desabastecimiento del combustible y para exigir al mandatario un cambio en su plan de acción.
Con mensajes como “No estrategias con daño a los mexicanos” y “Necesitamos soluciones inteligentes, hoy es la gasolina, ¿mañana qué será?” y “Sí al combate al huachicoleo (robo de gasolina), pero #AsíNoAMLO”, en referencia con una etiqueta que ha circulado en redes sociales.

Hasta este domingo, el Gobierno mexicano no ha dicho cuándo se restablecerá la distribución normal de combustible a las estaciones de servicio del país. A pesar de los problemas, el presidente se ha mostrado dispuesto a que el cierre de ductos continúe “el tiempo que sea necesario” hasta que se controle el ‘huachicoleo’.

INTERNACIONAL
* Con información de EFE y AFP