Se agrava la crisis tras una semana de protestas contra el presidente

Miles de manifestantes se enfrentaron este miércoles con la policía en los alrededores de la sede del gobierno en la capital de Haití y otros intentaron incendiar la sede de la TV pública, al cumplirse una semana de violentas protestas en reclamo de la renuncia del presidente Jovenel Moise, que han dejado al menos nueve muertos.

En la capital, Puerto Príncipe, los bancos y las escuelas están cerrados, al igual que la mayoría de los negocios y estaciones de combustibles, algunos de los cuales han sido saqueados por los manifestantes, enfurecidos por el permanente deterioro económico del país, el más pobre de América.

Las protestas comenzaron el 7 de febrero pasado, el mismo día que se cumplió el segundo año del mandato de Moise, quien sigue en silencio tras hacer el sábado pasado un llamado al diálogo que ha sido rechazado por un sector de la oposición.

Un hombre murió y varias personas, entre ellos un periodista del diario Le Nouvelliste, resultaron heridas en esos disturbios, informó la agencia de noticias EFE.