Kudelka: “Me siento frustrado”


No pudo la U. No pudo con su impericia ni con Melgar. Y suma su primer fracaso del año, apenas en el segundo partido de la temporada. Cuando aún muchas personas solo piensan en vacaciones, los azules parecen haberse contagiado.

Lo que primeramente asomaba como un sorteo favorable en la fase 2 de la Copa Libertadores, terminó siendo una pesadilla. Para el equipo, y para Frank Kudelka, de un zarpazo altamente cuestionado en la banca universitaria, que de inmediato advirtió de lo que hablaría. Y lo que no.

“Lo que habría que hablar es del partido, para mí es frustrante no pasar, pero la verdad, se lo digo con respeto, si a partir de cada pregunta va a venir eso (si se irá), no voy a contestar, porque ya lo contesté. Ante lo herido que uno se siente, y lo frustrado, y responsable, tener la paciencia y la voluntad de contestar eso, no sé si la voy a tener”, aseveró.

Evidentemente Kudelka era el centro de atención. Y su escudero, Rodrigo Echeverría, sentado al lado en la conferencia para cumplir con la norma Conmebol, no recibió preguntas. Mientras, Sabino Aguad solo miraba. El DT sinceró su sentir a pocos minutos de haber sido eliminado: “¿Cómo estoy? Mal. Me siento responsable y frustrado”. Y quiso dar una muestra de responsabilidad cuando aseguró que “esto es para valientes, no para miedosos. Hay que poner el pecho y hacerse cargo”.

Incluso, en el dolor, hubo espacio para las analogías: “Ni bien salimos del puerto ya nos hundieron, entonces hay que ver qué fuerzas, que agallas entre todos tenemos, para reconstruir este barco y salir otra vez a remar. Me es difícil salir de la frustración personal. Tenía demasiadas ilusiones”.

Kudelka, quien por momentos estaba vuelto loco en la banca, dijo: “No siento que nos equivocamos en el planteo, sí que no lo hicimos muchas veces, y cuando salió, no concretamos”.

Carlos Heller, presidente de Azul Azul, no escondió su pena por lo que considera “un fracaso”: “Mañana, con la cabeza fría, vamos a evaluar qué vamos a hacer, pero aquí no queda más que luchar”. El dirigente agregó: “Me cuesta estar de pie”.