Los hijos de Salas


Hoy, a partir de las 12.00, Colo Colo y Universidad Católica se medirán nuevamente. Esta vez en el estadio Monumental, en un partido en el que Mario Salas enfrentará a varios de sus exdirigidos en su exitoso paso por San Carlos.

En la actualidad son varios los cruzados que están consagrados. Es el caso del zaguero Benjamín Kuscevic, quien hoy es titular e, incluso, es uno de los capitanes del cuadro de la precordillera. Durante la era del Comandante, el defensor central debutó en el Torneo Nacional y jugó 24 partidos de 60 posibles (40% de presencias).

El entrenador fue una influencia muy importante para Kuscevic, quien ayer lo recordó en una entrevista con La Tercera. “Mario es un gran técnico, de una personalidad muy fuerte. Recuerdo sobre todo sus ganas de ganar y lo pasional que era en sus derrotas y victorias. Después de nosotros, espero que le vaya bien”, expresó.

Otro que mostró lo mejor de sí en esa etapa fue Germán Lanaro, quien llegó al conjunto de Las Condes por expresa petición de Salas. El argentino nacionalizado chileno jugó 53 de los 79 partidos en los que estuvo a disposición (73,4%), consolidándose en la defensa, a pesar de algún grado de resistencia inicial entre los hinchas estudiantiles.

Hoy también es pieza fija en el esquema de Gustavo Quinteros, aunque algunos problemas físicos le han impedido ser considerado durante las últimas presentaciones.

José Pedro Fuenzalida es el ejemplo más claro de la valorización de un futbolista. El Chapa alcanzó su mejor versión en la época de Salas, convirtiéndose en héroe en varios clásicos y anotando el milagroso gol que le dio a la UC el título del Clausura 2016. Ese mismo año también fue una pieza importante en la obtención de la Copa América Centenario.

Durante el período del viñamarino, el exjugador de Boca Juniors tuvo un 80% de presencias. Jugó 48 de 60 encuentros. Hoy sigue siendo fundamental y decisivo en Universidad Católica.

Las apariciones de Stefano Magnasco, Carlos Lobos, César Fuentes y el segundo aire en la carrera de Diego Buonanotte también tuvieron al estratega como actor fundamental.

Mario Salas, eso sí, prefiere guardarse para sí su opinión sobre su influencia en los puntales cruzados. “La verdad es que estoy mucho más preocupado de lo que es Colo Colo que de la Católica. Por mucho que yo aquí dé algunas cualidades de Católica, yo siento que toda mi concentración y mi foco tiene que estar en Colo Colo. No sé qué sello pude haber dejado, yo creo que ese es análisis de ustedes (la prensa) en base de lo que conocen de nuestra idea de juego. Creo que no me corresponde hablar de eso”.

En la conferencia de prensa del jueves, descartó algún sentimiento especial por enfrentar al equipo al que le hizo ganar un inédito bicampeonato nacional. “Hasta el momento no lo hemos sentido (algo especial). Dejamos mucha gente allá conocida, amigos, pero no he sentido ninguna cosita distinta. Nos pasó lo mismo en el amistoso de verano. No ha generado nada más hasta el momento que cualquier otro partido”, sentenció, marcando distancia de la etapa que lo consolidó como entrenador en Chile.