Perú es el séptimo país en la región donde se paga más con tarjetas

BBC Mundo

El pago con dinero en efectivo va en retroceso en los países desarrollados y también en las mayores economías latinoamericanas.

Cada vez más personas usan tarjetas de plástico –de débito o de crédito– para pagar en el supermercado, en las tiendas o en sus compras online.

En la región, los países que más las utilizan son Costa Rica, Brasil y Chile, según el Informe de Tendencias en Medios de Pago de la consultora Minsait, con sede en España.

Aunque Brasil registra el volumen más alto de pagos con tarjeta por su tamaño (más de 200 millones de habitantes), proporcionalmente no ocupa el primer lugar.

El ranking está liderado por Costa Rica, al comparar la cantidad de dinero gastado en relación a su economía: US$ 13.028 millones en 2017, equivalentes a un 22,4% de su Producto Interno Bruto (PIB).

En segundo lugar está Brasil con un 18,4% del PIB y luego sigue Chile con un 17,8%.

Sin embargo, muchas personas no se fían de las tarjetas por la gran cantidad de casos de clientes que reclaman por cobro de comisiones o intereses considerados abusivos.

Por eso, aunque la tecnología para los pagos electrónicos avanza y se masifica, existe reticencia. De hecho, el estudio detectó que las personas que prefieren pagar con dinero en efectivo lo hacen por temor a que les cobren intereses o a ser víctimas de un fraude, entre otras razones.

Tarjeta en Perú

El estudio, que se vino realizando desde el 2012, ubica al Perú en la séptima posición de un total de 10 países que tienen mayor número de tarjetas de débito y crédito, registrando 25 millones 252 mil 386 peruanos que cuentan con tarjetas, en donde no incluyen las tarjetas de crédito del retail.

El informe muestra además que en el Perú la frecuencia de uso de la tarjeta para pagar a plazo o a créditos es del 68,2%.

Motivos del mayor uso

Una de las razones que explican el mayor uso de dinero plástico es el grado de “bancarización“, es decir, el número de personas que entran al sistema bancario y dejan de hacer transacciones en la economía informal.

Por ejemplo, en muchos países de la región, las personas de menores ingresos han abierto cuentas con tarjetas de débito para que les depositen el salario y poco a poco han comenzado a hacer pagos electrónicos con ellas. Otra razón del crecimiento en el uso de tarjetas es la instalación de máquinas que permitan el pago. En la medida que más negocios aceptan ese medio de pago, más personas utilizan los plásticos.